Artículos

Artículos

Bruxismo

Autor: Servicio de Odontología

Se denomina “Bruxismo” al hábito de apretar, rechinar o hacer sonar los dientes.  Es un desorden orofacial que se presenta con dolor a nivel bucal o con cefaleas en la región temporal y cuyos factores de riesgo son la ansiedad y trastornos emocionales (estrés) a lo cual se le suma el gran daño a nivel dentario y estructuras circundantes a la cavidad oral, el cual debe ser evitado.  Puede afectar tanto a niños como a adultos.

¿Cuáles son las causas?

Combina factores psíquicos, psicosomáticos, y desarmonía oclusal, dieta y hábitos de sueño. El estrés es uno de los factores desencadenantes más importantes, junto con la ansiedad y los trastornos respiratorios.

¿En qué momentos se da?

Puede aparecer durante el día y durante la noche. Cuando el paciente duerme de espalda se ven más episodios de bruxismo que cuando duerme de lado.

¿Cuáles son los síntomas?

Apretamiento de dientes ejerciendo presión sobre los músculos y tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Se puede observar también ansiedad, tensión, depresión, dolor de oídos, dolor de cabeza, insomnio, dolor de mandíbula, dolor de ATM (articulación de mandíbula), cefaleas temporales, aumento de tamaño de ciertos músculos.

¿Cómo se diagnostica?

Hay dos factores que demuestran claramente este padecimiento:

1- Sonidos dentales: Generalmente se escuchan a la noche durante el sueño, pero también de día.

2- Facetas de desgaste: Observamos desgastes pronunciados en los elementos dentarios.

¿Qué tratamientos pueden realizarse?

 

1) Tratamientos sobre la conducta del paciente:

- Evitar comer alimentos duros o dulces.

- Tomar abundante líquido.

- Reducir actividades durante la segunda mitad de la tarde.

- Descansar (mantenerse en reposo) 60 a 90   

  minutos antes de irse a dormir.

- Masajear los músculos del cuello y hombro.

- Evitar la ingesta de alcohol, té, café o comidas en exceso antes de dormir.

- Eliminar el consumo de cigarrillo, pues la nicotina aumenta la tensión y tono muscular.


2) Tratamientos Ortopédicos:

Colocar placas de relajación o férulas blandas que favorecen la relajación de la neuromusculatura y evitan el desgaste dentario.


3) Tratamientos Farmacológicos:

Su odontólogo recetará según cada caso clínico la medicación que corresponda.

Volver