Artículos

Artículos

Enfermedad Cardiovascular en la Mujer

Autor: Dr. Luis Mantilla

¿Por qué es importante abordar el tema de las enfermedades cardiovasculares específicamente en la mujer?
En primer lugar por la prevalencia que tiene esta enfermedad, pero algo tan importante como las cifras estadísticas es la concientización, el conocimiento respecto de la enfermedad.  Si le preguntáramos a un grupo de mujeres cual es la principal causa de muerte entre su género, es probable que de 10 sólo 1 diga que son las enfermedades cardiovasculares.  La mayoría lo atribuiría al cáncer de mama, a otro tipo de cáncer o a otras enfermedades.  Por eso la importancia de conocer cuán alta es su incidencia.  Globalmente la enfermedad cardiovascular produce 18 millones de muertes en el mundo cada año, transformándose en la principal causa de muerte tanto en hombres como en mujeres.  En Argentina un 35% de la población femenina se ve afectada por alguna enfermedad cardiovascular.

 

¿Hay diferencia entre enfermedad cardiovascular y enfermedad coronaria?
En verdad debemos explicar que dentro de la enfermedad cardiovascular encontramos específicamente a la enfermedad coronaria que es la enfermedad de las arterias de nuestro corazón.  Por ejemplo, cuando hablamos de accidente cerebro-vascular (ACV) nos referimos a la enfermedad que sufren las arterias del cerebro.  Las dos tienen la misma fisiología o fisiopatología.

 

¿Por qué se da con tan alto riesgo en las mujeres?
Los tiempos han cambiado en lo que respecta a la vida que lleva la mujer.  Eso explica por qué mujeres y hombres tienen hoy en día la misma prevalencia.  Esto no ocurría décadas atrás.  La mujer se ha insertado laboralmente,  eso causa cierto estrés, cierto ritmo de vida que se ve modificado y repercute en su salud.  A esto le agregamos que la mujer actualmente fuma tanto o más que el hombre, y respecto al tabaquismo se ha detectado que a la mujer le cuesta más dejar ese vicio porque a la dependencia nicotínica se le suma la dependencia emocional que en la mujer es más marcada. Por otro lado la mujer está protegida de cierta forma por los estrógenos durante su etapa fértil; pero una vez que pasa esa edad se empieza a equiparar al hombre en cuanto a que pierde la protección por la merma de los estrógenos.

 

¿Cómo y por qué se produce la enfermedad cardiovascular?
Así como existen los factores protectores, hay también factores de riesgo, es decir, aquellos que provocan un daño en el organismo.

Los factores de riesgo cardiovascular son:

Edad: en la mujer, ya mencionamos, que los estrógenos tienen un efecto protector sobre las arterias, pero al pasar la edad fértil ya la mujer se encuentra en riesgo por la disminución del aporte hormonal.  Hacia los 60 años el riesgo es exactamente igual al del hombre.  Este es un factor que no se puede modificar.

Fumar: las cifras muestran que el 50% de las mujeres que tuvieron un infarto son fumadoras, y aumenta el riesgo si además la mujer toma anticonceptivos orales;  este es un dato importante a tener en cuenta.

Hipertensión Arterial: es un factor de riesgo muy importante tanto para la enfermedad coronaria como para el ACV.

Diabetes: tener un nivel alto de glucemia en la sangre, en la mujer aumenta de 3 a 7 veces el riesgo de padecer enfermedad coronaria.

Herencia: los antecedentes heredofamiliares son otro factor que no podemos modificar y que hay que tener en cuenta. Si algún familiar directo ha padecido problemas cardiovasculares existe un riesgo también directo de que por línea genética se herede la predisposición a padecerlo.

Hay otros factores de riesgo que también son dignos de tener en cuenta: el sedentarismo, la obesidad y el estrés.  Todos influyen en mayor o menor grado, pero la sumatoria de estos factores de riesgo constituye una clara señal de alarma.

 

¿Cómo pueden detectarse los problemas cardiovasculares de manera temprana?
Cuando el paciente llega al consultorio hacemos lo que se llama test de riesgo cardiovascular general.  En base a la cantidad de factores de riesgo que presente, podemos establecer si está en bajo, moderado o alto riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en el corto o mediano plazo. Los cardiólogos hacemos incapié en el estilo de vida, ya que los hábitos tales como la mala alimentación, el sedentarismo, el fumar, etc. aumentan los riesgos en todos los pacientes.  La sumatoria de los factores de riesgo pondrá al paciente en un nivel de riesgo evaluable como para determinar si requiere alguna intervención puntual.

 

¿Cuáles serían los síntomas que alertarían respecto a la presencia de esta enfermedad?
La enfermedad coronaria causa síntomas bastante típicos: opresión retroesternal, irradiación al brazo izquierdo, esta molestia opresiva puede irradiarse también al cuello.  Generalmente sucede esto ante un esfuerzo: está avisando que hay una disfunción en las arterias coronarias. Pero hay un grupo de pacientes que tienen presente varios de los factores de riesgo y están asintomáticos.  Para saber si están en riesgo aún sin presentar síntomas, hoy contamos con diversos estudios que pueden desenmascarar esta enfermedad, que pueden poner en evidencia el funcionamiento de las arterias coronarias (cámara gamma, ergometría, ecoestrés).  En todos los casos hay que evaluar qué factores de riesgo tiene el paciente y, en caso de ser necesario, buscar más profundamente la enfermedad aunque no se presenten los síntomas, a fin de comenzar un tratamiento efectivo lo más tempranamente posible.

Volver